ACTUALIDAD | Blog

¿Por donde se nos escapa la productividad laboral en España?

Javier Claver Dirección, General, Personas, Sin categoría Leave a Comment

Hace unos años, al iniciar mi experiencia de gestión con un grupo multinacional francés, tenía interés en contrastar si era real la tan comentada baja productividad española en relación a los países de nuestro entorno. Cuando los datos del negocio me demostraron que efectivamente así era, apareció ante mí la pregunta que da título a este artículo y a la que todavía hoy le sigo dando vueltas y vueltas.

ineficaciaIniciemos el análisis con un planteamiento simple y operativo, que creo son los mejores en la práctica, donde la productividad laboral viene marcada por 3 variables:
• Horas trabajadas
• Coste hora
• Nivel Capacidad / Competencia

Puestos a analizar a lo bruto (sin muchos datos ni grandes teorías), mi experiencia al comparar el trabajo que hacíamos en España con el que se realizaba en Francia para comercializar más o menos los mismos servicios era:
Horas trabajadas: Desde luego se echan más horas en España, pues aunque más o menos entrábamos a la misma hora, ellos salen bastante antes y , aunque es cierto que comen más rápido, eso no compensa ni mucho menos la diferencia a la hora de salir. En cuanto a las “distracciones” tipo café, charlas, etc la sensación es que se dan por igual en todos lados.
Coste hora: Bastante más alto en Francia, me atrevería a decir que muy por encima de la diferencia que luego hay de precio de venta de un producto o servicio entre ambos países.
Nivel Capacidad / Competencia: No es por poner medallas a mis compañeros españoles, pero no vi grandes diferencias con los profesionales franceses. Pienso que el nivel de profesionalidad estaba bastante parejo (con gente muy buena, otra no tanto y alguno que resta más que suma)

Fugas 1Así pues, con 2 variables a nuestro favor y 1 equilibrada todo debería llevarnos a ser más productivos que nuestros compañeros franceses ¿no?. Pues toma ya que la productividad francesa era mucho más alta ¿Por dónde se nos está escapando?.

Déjenme dar una respuesta, personal y sin base científica, y no excluyente de otras que puedan pensar. Mi teoría es que la productividad laboral se nos escapa porque somos poco EFICACES, y este problema de eficacia no está tanto en saber organizarnos o diseñar bien los procesos productivos, si no en la falta de confianza en nosotros mismos (nos lo creemos muy poco), y en la animadversión a lo nuevo que nos aboca a un arranque lento y negativo de las tareas.

Repasemos la falta de confianza. Evidentemente cuando nos tenemos que “vender” (negociar sueldo, reunirnos con un cliente, buscar trabajo, etc) no tenemos reparo en decir que sabemos de todo y podemos con todo, ¡perooooo! ¿Qué pasa cuando tenemos que sacar las tareas de forma interna?, que rápidamente acudimos a respuestas del tipo: “Yo eso nunca lo he hecho ni se como”. Y no lo decimos con el fin de escaquearnos, hombre puede que alguno si, sino que es una reacción innata, igual que podría ser otra muchísimo más positiva como sería el pensar que cosas parecidas hemos hecho, que he estudiado al respecto, con quien puedo contar para prepararlo mejor, etc.

confianzaY continuemos con la animadversión a lo nuevo, que se expresa de forma clara en esa capacidad de exponer en cinco minutos todos los problemas que van a aparecer, aparte , por supuesto, de la necesidad imperiosa de dotar de nuevos y mayores recursos para poder hacer frente al nuevo trabajo (“uffff con lo liados que estamos, no va a ser posible” ….). ¿Es malo plantear posibles problemas? La respuesta es no, lo que si es malo es comenzar los proyectos centrándose de inicio sólo en los problemas, pues nos hace tener una visión de los proyectos en plan cuesta arriba que no anima a iniciar el camino y es un lastre que nos cuesta tiempo soltar, con el consiguiente coste en términos de productividad.

En fin, son simples reflexiones “aireadas” con la única finalidad de hacer ver que a poco que espabilemos y nos lo creamos (como le ha ocurrido por ejemplo al deporte español en los últimos años) que se preparen los galos y los de más arriba porque somos competencia y de la seria. Y con la ventaja, además, de que como aquí no se vive en ningún lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BLOG